martes, 28 de febrero de 2017

DISIMULAR PARA QUE, (cicatrizante natural).

Parafraseando la letra...

¨En el escribir, cuando uno tiene ya mucho vivido, disimular ya no merece ventajas alguna¨
@botadejerez



He aquí que me encuentro, retomando el buscar ordenar todos esos momentos vividos, aun sabiendo cómo comenzó todo.

Un resguardo y un regocijo es, sentirse cómodo en el tarareo de ese nuestro estribillo silbado y seguro con el estribillo de aquella canción favorita, comienzo a ordenar desordenadamente en el trasiego de días y horas esto que aquí derramo.

Tu silueta, la silueta de pensarte es y va cosida al celeste cielo sureño, acariciado según los vientos, por finas, leves y sutiles nubes casi transparentes.

O en la cercanía del ocaso, sentada frente a la orilla, tus ojos y su mirada se iban y posaban entre la línea que une mar y cielo, marcabas una trayectoria que yo seguía sin ni siquiera reparar en si debía de hacerlo o no, ahora en la distancia que marca el tiempo, puedo decir, que esa trayectoria, jamás debí cercenar como lo hice con todas mis idas subidas, bajadas y distancias.

¨Para amar, no solo vale un corazón limpio, la mente debe de tener apuntalado un cariz de responsabilidad y compromiso, acorde con el momento¨
@botadejerez

No había ocasión en la que tu y yo no fuésemos un atardecer, un camino caminado, un momento disfrutado.

Y  llegó el otoño y pagué como mísero avaro, todo lo que  no conocía del amar y amarlo, no supe, ni quise seguir ¨acompañándome¨ en el aldabón de tu voz, me marché cobarde calle abajo, utilizando la pendiente que me daba inercia y más facilidad a mi huida.

Comenzar por el final sería hasta sencillo, quien retoma desde lo último, corre, más bien corro, el riesgo de olvidar los primeros principios, esos que son base para recordar lo último.
-.-

Al no saber de métricas, ni punteos en narrativas maneras, ni romanceras sombras, al desconocer todos
estos recursos escritos en tomos y publicaciones de ¨didácticas de la escritura¨, Extiendo la toalla, como lo hacia, junto a la tuya, biés con biés, para que en el la cercanía de tu piel, candor recibiera la mia, aun mirándome. Con los ojos del recuerdo, no estás ahora pero tiro de la huella que quedó en la arena, ni levantes ni ponientes que hubiera la borraran.

Mejor poesía no había, narrativa eras tu, romance era, todo lo aromatizado que miraras.

Eternizar cada momento vivido haría de esta entrada al blog, un sinfín, un entrar en barrena de bucle y retomar cada sensación con la claridad que a cada hora cambia con la posición solar , por eso, quédome con las sensaciones, con la inamovible degustación que provocaste produciendo estos que dejo aquí y otros que guardo para cuando el riego de la efeméride haga brotar y florecer.

Siempre vendrán con cabalgante lustre, pellizcos de escritura que te traigan a ti, a mi.

No podré, lo siento, de hecho es que no quiero, englobar en solo unos renglones, todo lo que eres, todo lo que fuiste y serás. 
Y por siempre existiras, aunque no estemos, aunque no seamos, aunque ni nos veamos, pero hablaremos sin hacerlo, pues como las constelaciones están creadas, nuestras estrellas están alineadas de manera distante, pero alineadas.

Empezaste siendo cafés de tarde, que edulcorante en  mi vida sin agitar demasiado, fuiste diluyendo todo tu ser en mi vida.

Juegos de canciones de camino a casa, a la tuya o a la mía, fuiste afinamiento, a mi menos poder de afinamiento, pero el acorde estaba, tu eras mi afinación.

Abriste caminos, andados o rodados, vimos juntos lares no conocidos hasta entonces. Y los amamos tanto, que hasta hoy guardan tus apellidos y los míos

Fuí tus atrevimientos y tu fuiste mi cordura.sin plurales.

Quedó un pregón, mil canciones, un estribillo, vivimos y despedimos, amamos, olvidamos y recordaremos por siempre, todo lo que miramos juntos, devolviste y retuve, ansío y recuerdas, hasta bailamos un dia...

José Catalán Reyes.
Por si a bien tienes el leer.


















ANDALUCIA

Nunca te escribi bien poco, nunca te dije casi nada, nunca te sentí muy mía.
Eres hija de una patria, sin la que nada serias.

Me siento mas de tu padre que de las ocho hermanas que dices tener a gala.
Más bien parece que menos tienes, según por cómo las tratas.

Dispensa si te digo susurrando con cariño.

A quien pidió:

Las guerras nunca fueron buenas ni bienvenidas, enarbolar banderas en defensa, jamás fué buen estilo. Y menos para defenderse, para eso están los hechos, si aun asi no nos dejasen, siempre existirá ese erre que erre, que da la valentía de la sangre.

En la humanidad de un Andaluz, jamás quedó el quedarse sentado como plan único, si, vale, que está bien que nos instiguen a levantarnos, pero enérgicamente no, debemos levantarnos con lo que nos sobrá, con el son del sol, con el temple que dan nuestros atardeceres, a nuestro aire, a compás.

Querer ser algo que somos, no como algunos pesimistas cantan, fuimos, ya es torpe petición. Somos quienes estamos. Somos quienes fuimos y en la luz de la humanidad, siempre hubo un Andaluz brillando sin que se lo pidieran. Por que en la tierra hay lo que hay, no lo que se nos pide.

José Catalán Reyes.
Ni ser Andaluz, es serlo, ni parecerlo, eso viene dado, por raíces venido.




viernes, 3 de febrero de 2017

ENTRATTA DI POSTURELLI- Fabula condescendiente.

Todos los lugares, personajes, actos y situaciones ideadas en esta entrada, son nada mas que fruto de la imaginación.
Cualquier parecido, razonable o no con la realidad, son meras imaginaciones de usted, lector.

2ª Entrada de la Pérbole Traviatta Divertina. secuela de aquella obra ¨Paradigmas no escritos¨

-TRATA LA TRAMA DE ESTA ESCENA, DE AQUEL AMOR POR LA MISMA COSA, PERO AMADO Y VIVIDO DE DOS MANERAS DIFERENTES, TRAS UNO CALLAR Y EL OTRO CANTAR SUS AMORES, AQUÍ QUE VIENE EL ENCUENTRO DE UNO CONTARLE A OTRO COMO AMA Y AMAR LO MISMO...Disfruten.

Acto uno, tras una vertiginosa cantatta, a duelo entre violín y trombón, aparece Albertino, vestido de marrón atuendo, blandiendo lanza desde un balcón de mármol, cerca del órgano...

Abajo, entre sombras y algún que otro resplandor reflejado en oros tallados, Juanelo di passi, orada su mirada hacia arriba, buscando la faz de Albertino. Cruzan este dialogo a la par de uno y otro,con acordes de viento, trompeta y flauta travesera...

Juanelo.
-Amor amor, que yo amo mas que tu!
-No ves acaso que moro en penumbra por verte pasar de capuz vestido, sonriente por dentro.
-No ves acaso, como el fulgor del amor, quiebra en la calle el sonido?

Albertino
-Callad este llanto cobarde, como pidiendo perdón!
-Callad con sigilo, ahonda menos en palabras y quédate con el trino de dos manos que dan vida.
-No lo ves, te ciega la oscuridad del brillo del propio ego.

(Prosigue leve, la discordia entre la flauta travesera y un bombardino que ya no es trompeta)

Juanelo.
-Ay de ti, que sin mi las manos no dan vida, o si la dan, no la reparten, desde un acerado a la plaza.
-Queda silente si pasa, o mas bien si lo paso.

Replica Albertino.
-Esperad que bajo y cambio mi lanza por un libro, así te enseño, esperad, aguarda...
(Y desaparece de la escena por un momento, mientras se oye el pensar de Juanelo que con la boca cerrada, canta el coro...)

Juanelo, (pensamiento)
- Bajas que dices que bajas, siempre en las alturas Albertino.
-Baja y rebaja miradas que desde arriba solo ves eso, distancia!!!!
(por dos veces se repite)

Irrumpe Albertino, capacitado de libro y mirada fija en Juanelo.

-Aquí me hallo, bajé como dijiste miradas, cabizbajo no tropiezo, pues el suelo de pisar me fijo, no tropiezo y aquí me hallo, te cuento y canto, verás...

-No de aquel que mas ama, mas amor se da.
-No se ama por medidas, sino se ama con verdad.
-Ves que sujeto libro, aún sin abrirlo te cuento, verás.

-Tu que amas lo mismo que amo.
-Tu que aderezas abrazos, piropos y besos.
-Aderezate por dentro, filtra besos y abracejos.

-Ven en cuanto suenen campanas, no vengas en aldabón de hierros secos, vacíos, sin sustento.
-Ven a ver esas dos manos, cuando vencido esté el sueño,
-Ven cuando del plato y patena nos sirvan cada domingo, cantigas y oraciones.

-Ven a mirar si quieres, te lo leo otra vez si quieres...

(Callado Juanelo, frunce el ceño y gesticula como en un desacuerdo a medias, inesperado el ademán, paso al frente con el izquierdo, re ubica su mirada frente a la de Albertino, a dos palmos, le susurra a tal tono que sin gritar ni susurrar este lo entienda.)

-A la par de dos tambores roncos y entre pausas, entra un cornetín al son de sus 17 frases...
Y clama Juanelo de menos a mas.

-El por que de que me digas ven!, es que jamás me viste allí?
Quizás te confundiste en el empeño de no quererme ver.

-Allí estaba, en el misal, en la oración y en la patena.
Por que no te vienes tu, a pisar mi misma tierra?

-Tantos que somos, no puede ser que en el abandono del equivoque estemos.
Por que no pones empeño y tu ven, es mas decir, que el ir a vernos?

(Flagela el cornetín el ambiente, hay la respuesta de albertino queriendo, pero no dejandole Juanelo)




-Parad ahí tus pies Albertino,  Ves que hasta con son arrancaste?
por que pararte?
-Ven!, te invito a surcar de gozo la noche,
-No irrumpas en desatinos que te lleven a pararte, ves?

-Esto que utilizo, es, lo mismo que tu libro, lo mismo que la patena, lo mismo que un si reclino rodilla en tierra.

-Ven, siente,padece si te apetece aquello que antes gritabas, alaridos secos,que yo oro sin predecirlo, rezo en silencio, no grito, aunque de aquel quede el sonido, pues, quien anda hace ruido...

-Ven, suelta amarras que te acosan a estar siempre en el mismo sitio, conoce para padecer, padece para suponer y contar.

-Te presto el mio sitio, para que sin mis ojos, pero con el tino de saber donde me encuentro cuando tu te abrazas al silicio.
-Ves? mismo sitio, diferente mirada, dos mismas manos, el mismo amigo...

-Abrazame, ahora amigo,
tu abrazo y el mio sea uno,
para mayor grandeza del amigo.
Su mirada que no ve,
su cabeza ya sin hilos,
su costado a medio hinchar,
su costado, con su rio.
Misma fuente, misma sed,
bebamos del mismo sitio.
somos dos, mas el es uno.
tuyo y mio, de los dos.
de los dos ya somos uno.

-Se une Albertino al gozo de esas cinco ultimas sentencias...(Y tronan juntos en el silencio que queda entre el ultimo redoble seco y ronco).

¨Misma fuente, misma sed,
bebamos del mismo sitio.
somos dos, mas el es uno.
tuyo y mio, de los dos.
de los dos ya somos uno¨.

-Sin abrazarse, como sugirió Juanelo, pero juntos, caminan hasta donde una luz rasga la escena.

(Melodía rugida por cuatro trombones y toda la escuadra de cornetines y cornetas de llaves y pistones, se anteponen ya en la segunda repetición a las cinco estrofas ultimas de esta:
 2ª Entrada de la Pérbole Traviatta Divertina.

Dijo una voz popular. Según
el bota ¨EL QUE QUIERA COMER, QUE MASTIQUE¨

José Catalán Reyes.
@botadejerez

Dedicado a mi amado amigo waitou del sur
#YOSOYFELIZ







lunes, 26 de diciembre de 2016

AQUEL SILENCIO,SE QUEDÓ (simulación rápida)




"Arte no es representar lo bello, sino bellamente las cosas." - Avivar




Aquel silencio que quedó, en el espacio que había entre tu mirada y la mía.
Lo llenó a decir verdad, la musicalidad de tu sonrisa.


Lo ansiaba en secreto, también puedo confesarlo ahora que todo pasó.
Lamento decir esto, pero salí de allí cabizbajo, silente, apaciguado, pero silente.


Tal como me alejaba, sentía en el alma el tirón mismo como de aquel hilo prendido a tu boca que se iba pensando, deshilachando por entero, todo lo que aquel abrazo unió.


Sólo la memoria, temblorosa de gozo, es la.albacea de lo vivido.
Me alejo cuál sombra iluminada por los faroles de tus ojos. Soy el mismo, pero mi sombra no.


Fluctúa ella sobre el adoquinado, tintinea entre los suelos que piso.


Crepitosa la sombra, chasquea el eco, y cosido a ti, sigue la cúspide álgida, de todo lo que me alejo, como ese haz de luz del faro de aquel pueblo, que ves apagarse a lo lejos, pero que resurge a su vuelta, cíclico como el amor primero, ese que deja senda donde jamás volveré a pisar...


Cosido a ti, se que no volveré aún queriendo a madejar todo aquello que ya se deshilachó, entre tirones y enredos.


@botadejerez
José Catalán Reyes






domingo, 25 de diciembre de 2016

BIENVENIDA, CARICIA DE SUEÑOS. (Suelta y libre va!)



Bien entrada la noche, aplaudió algo dentro de mí, la decisión de salir a caminar.
Hiciera el frio que hacia, chapines de Valverde del camino a los pies, y ganas en el alma, como capote para el pensamiento, sombrero de Maquedano. Buena pelliza de lana de Grazalema, pespunteado los pasos, certero el acero de las miradas y ganas, ganas en el alma.

¨Por la calle alegría.
por la calle de la alegría,
voy certero caminando,
buscando un Ave maria.
Y un ¨buenas noches señores¨
vayan buscando alegrías,
en adoquines de campanillas,
por donde quiera que vayan.
sus almas dormidas...¨
Buscando un Avemaría voy,
por la calle de la alegría.

Nada más poner un pié a la calle, presiné al cielo una mirada, al suelo una caricia y al camino valenté y puse el pecho, ahí iba mi sueño de paseo, una calle por bajar, un cuento por subir, un toro por torear, un vaso por beber, un sustento musical por oír, dieciséis mil abrazos que dar, muy poco tiempo que gastar...
Ahí va mi son, mi mirar, siento que puedo esculpir a cada paso, una ciudad, con sus calles a dos aguas  y hasta montañas que separan continentes dispersos por todos los tiempos.

"Quien no es arquitecto de sus sueños,
jamás andará por las calles que debiese.¨
@botadejerez.

¨Construí puentes, con los redondeles de las argollas de las flamencas gitanas, que del arrabal brotaban como flores a puntadas en delantales prendidas, ¨petalitos¨ de alegría¨, ya estaba la caricia creada.

¨Recorté, a mi antojo, la silueta de una urbe grande, con sus faros de guía. vigilantes a porfía, de su honra cristiana y antes mora.
-Hasta de azulejos puse, algunas fachadas encaladas, lágrimas de loza, cruces, inspiradas sobre hombros nazarenos, luto y alegría, azules añiles, acantos y hojarascas y pensamientos movidos por bambalinas de un Juan Manuel que soñaba, como soñó el José de Gelves, bajo un arco, una mirada.¨. Ya el sueño tenía motivo y cuerpo.

Y caminé, punzando la calle, despacio, con la parsimonia de un cortejo de capirotes, por el patio de cuadrillas de un quebranto baratillero. Respiré como si no fuese a haber otra vez. Campanas trae la noche...
-.-

¨Cruzome¨ en inesperada y sombría sorpresa con Federico, con Rafael, con Don francisco. andaban en trio, charlando, pausadamente con sus puntos y sus comas, a sus cosas.
 Un gesto de cabeza y la mano derecha, en la copa del sombrero, caricia de paño y abrigo bastó. 
-Vayan ustedes en paz, señores!,suave pero firme la frase, bien puesta.

 No eran amigos de infancia, pero la madurez de unas letras los unía, en ese cordel que trenzan los tiempos bien puestos y apretados.

Más arriba de la calle, entre brillo de adoquín y soniquete de tacón, casi por soleares, en brazos de  la bruma, venían envueltas de aliento frío, unas volutas de música,  arrancadas a  cincel del dintel  de un palacete.
Entre sonrisas infantes, daban vida al mismísimo aire, creando al aro y al timbal, andaban en el soportal Manuel y casi en el zaguán José, esos que se conocían por los del Font de Anta, barruntando, ¨ruido domado¨ música silvante, que se llevaba el aire, al mismo aire que traía la pena de un río, cercano, con corriente, hasta la otra orilla de la mejilla de la ciudad...
-Que amargura no habrá en las miradas nocturnas, que hasta se abren las miradas de manera diferente.
-Eso suena bien, esa frase suena bien. Y el sereno al pasar, silbó con el haz de luz de su candil, algo que sonaba a eterno, a ida, siempre ida, que la amargura es, irse de donde no se viene.

¨Y se quedó como himno de patria mía, aquella letanía musical, acompañandome en mi sombra, de por vida¨.
Y en el silencio ya, existía la música.

-Seguía yo solo, entre sombras dibujadas negras, recortadas en  blancas cales, paredes que barruntaban historias, dadas a luz por la misma luz del sereno vagabundo.
Maese Góngora ¨saludome¨ desde una preñada de geranios ventana.

-Don Ramón, al que una vez imaginé, que su propio corazón ¨robóle¨ el brazo, atusó su barba mientras expiraba el humo de su pipa, mirándome de arriba a abajo, (en fin) él es así... -Donde vas  zagal, atrevió a gritar en la misma noche silente, devoró la mirada de la calle solitaria su frase, nadie la oyó.

-Adiviné a un apuesto Gustavo, que se apresuraba como el aldabón de la puerta al llamar, a una reja de donde salía como trino, voz fémina susurrando su nombre, olía a aroma de azahar en flor, plaza pequeña y grande su empeño de raptar su corazón, pasé de largo, la complicidad debe ser de dos...

Don Miguel, custodiado por su don y por su apellido, abajo de la calle, soportando el relente, poderoso de capa y sable, casi re-doblando la esquina, vertiginoso, al compás de un arpegio con sabor a soniquete leve de guerras mancas, acariciaba casi el llegar a una calle más estrecha aún, buscaba el farol, (uno de muchos), pero este especial, buscaba el farol al que un sereno acababa de dar vida y al que este daba vida a un cartel...¨La bohemia¨era el nombre de aquel tabanco, que bajo aquel cartel, hacia de faro en noches en las que el velo de la niebla, hacia todo menos claro, pero mas espeso en la claridad si cabe, ya que un italiano llamado Puccini, abrió de par en par esa misma bohemia, cuerpo y santa señal de locos, vaga-mundos y bailarines de la vida, la corta y la larga.
Transeúntes de lo ajeno, equilibristas que cruzaban las calles en el justo momento en el que nadie lo esperaba, asustando a las palomas que en el suelo, buscaban la brizna de pan y grano caída...

De aquel fanal, de donde brotaba lujuria cuerda, saltaban como saltamontes cuando llueve, francos caballeros, mentirosos soldados, borrachos de vida y celibes aguadores de higos frescos, Murillos danzarines y Velázquez de campos en flor, cuando atardece el mismo atardecer, justo en ese hilo de claridad, que se dibuja en el confín donde todo es noche y el día acaba. Y vuelta a empezar...

También se creó la cuerda vesania. ¨La locura cuerda es el bucle ideal¨

Y es que en la órbita férrea de los raíles de la vida, también vi trasiego, me perdí por callejones, donde apuntaba un cordobés, el talón de un hombre sobre sevilla, por entre rejas oí gritarle a un torso de reales cedros, habla! respira!, a un loco enamorado de todos los naranjos de Sevilla.
Vi a un agazapado tomando retrato de la muerte de un gitano, que dicen que sigue muriendo por la calle castilla, quise adivinar a Turina cogiendo de la mano a la misma  María, en su amargor, me sentí en la esquizofrenia de quien olfatea la verdad,  que todo nace y acaba en un sueño, que todo era observado por la noche, y la noche, toda ella, era de verdad, solo si yo la creía. Por que hasta encima.

 ¨La música de mis sueños, la compone mi alma¨.

Ya con todo construido y disfrutado, volví atrás la mirada, dejando derecha el alma y fundada la tranquilidad de quien arquitecta a su gusto, maña y manera, sonreí. 

Vi niños jugando al toro, verdes esperanzas bailando en la mañana de calles feria. Disfruté del mentón aventajado al valor de Don Juan. Corrí para buscar hueco en la muchedumbre, afanosa y silente atisbando lo que Benlliure luego haría bronce quietud, aparté el físico para dejar pasar a Madre Ángela antes de subir por la cuesta del bacalao, ya, yo era feliz en mi tranquilidad.

Estaba atacado por las horas, me junté de vuelta, de recogida, con un músico del derecho y del revés, Jiennense, veníamos de recoger al barbero por decreto del arrabal y al tabernero criado a biberones de fandangos, íbamos silbando, abrazados unos a otros, eramos, fuimos y somos, felices, amigos en los sueños, cómplices de la noche, herreros de barandas a la vida, diseñaba uno el traje que cosía o daba cuerpo el otro y lucia cualquiera de nosotros. Que bonito es aquello que no se espera, aunque luego se domine, pero que bonito es soñar!. Que bonito es acariciarlos.

A quien tuviese tiempo, no para leer, si no para acariciar.

¨Pá cuando tengas tiempo
te espero,
donde se junta la marugá,
con el sueño de mi desvelo.¨
@botadejerez





jueves, 1 de diciembre de 2016

BALUARTE DE LA ALEGRÍA, ensayo de escritura rapida.


-Vi, en aquella noche, tarde, tarde de vuelta y noche despejada,
sonrisas de amigos, tranquilidad esperada, por la calle que da a un barrio,
 de fronteras derrumbadas.
Iba al son, muy bien cuidada, una rosa pinturera.

-Vi en aquella noche, belleza y casi ni la miré a la cara.

Estaba casi de vuelta, la hoja de aquel calendario,
que pone fin a las cuentas.

-Cuasi cansado, de vuelta, pues ya iba para casa,
me despertó la ansiedad, unos tambores de fondo,
hice cuentas del itinerario que me llevarían al ansiado descanso.
-Si, la semana era cansada certeza ya, cuando encima, 
el relente era prudente presencia.
De vuelta estaba casi la hoja, que pone fin a las cuentas.

Entre naranjos de arcos, brilló con la franqueza, entre el azul del terciopelo,
el oro de tu realeza.

Armoniosos compases, algarabía y fiesta, desbordaba por encima,
el muro de las bodegas.

-Me asomé por una calle a la que nombran por morenos,
siluetas conocidas, aún en la lejanía,
estaban como en su casa,
adoquines de paz preñada.

Esperancista la marcha, 
coronación recogida y cascabeles campanillos, acariciaban esquinas.

Al final,me enganché, al son de tus campanillas.
disfrutando del olor y de todo lo que escondías.

Fui egoísta en silencios, dando vueltas a tu estampa,
mano a mano y cuando andabas,
avanzaba la mirada, para ganarte los metros,
esperando que me alcanzaras.

Exquisito todo el tiempo, el ambiente que vivía.
y a más metros recorridos, más embelese sonaba
de las trompetas, clarines, que tras tu paso tocaban.

A lo lejos, retaguardia, se apelmazan las masas, 
fronterizo espera el puente, como salvas de cañones.
y pétalos de alabanza.

Ya solo queda el final, despedida, abrazo fuerte.
muda queda la mirada, viéndote venir al lejos.
de cara, dando la espalda.


Y es que, acabar un Viernes Santo...Así...
-Refugiado,
 -inesperadamente,
-por amigos, 
-sin esperarlo,
-preso y convencido, 
-sentenciado sin quererlo, 
-me encontré con un paso de palio, 
-de barrio, 
-de recogida, 
-deslumbrante en alegría,
-gozoso y gallardo...

-.-

POR  ESO QUE...

No todo tiene por qué ser pena. 
No tiene porque serlo, aunque sea Viernes Santo. 
Por que aunque sola se quede, 
cuando el verbo expire y muera.

Y piadosa la virgen sea...
la virgen es alegría!,
fue, concebida por ella, 
para  que la alegría, 
sin pecado y con pureza.
suene como cañón que truena, 
bramando por la escollera. 

Que aunque se exalte en la cruz o expire por la plazuela,
aunque descendido te lleven, llenando calle porvera.
yaciendo en los litorales de los barrios más ¨calés¨
Loreto guarda en su haber, 
no tenerlo ya siquiera.

-.-

RESUCITÓ


Resucitó antes de tiempo la alegría que yo anhelaba.

Una alegría guardada donde se guardan con ansias, 
las cosas que nunca mueren, pero que el tiempo solapa.

Vi el brillo en las miradas, vi sonrisas sin ver nada.
por que cuando el tiempo se para, se sienten con solo esperarlas.

Paró el son, brilló la plata,
la de los costaleros templados a golpes de yunque y fragua.

Me gusta a mi, lo valiente.
pero sin banderas ni proclamas.

Me gustan los hombres justos,
pero sin capas, ni espada,

Me gustan  las cuadrillas así, 
criadas desde la cuna.

Y quien no quiera, que aprenda, por lo menos la sustancia,
que cada uno en su casa, pinta como le dala gana.



Me gusta la flor del corazón.
Ese que germina desde el amor, en la infancia.

El costalero de devociones, solo se ve ya,como a los tigres de bengala.
de tarde en tarde, o incluso muy de mañana.
@botadejerez




José Catalán Reyes
@botadejerez

A la cuadrilla de la Virgen de la Concepción, de la hermandad de las Viñas.
Especialmente a mi hermano, Chato.

domingo, 27 de noviembre de 2016

EDOR DE MULTITUDES

Quisiere que me leyeras como antaño pudiste.

Lembranzan de rememore.
Añore el alma pesares,
Que al desandar caminos pudiste,
ejercitar la mirada y no quisiste,
mirar a mirar jugaste y descubriste,
que donde hubo pisadas hubiere huellas.

Siguieronle tus pasos a las sombras,
soniequetes de repiquetes y olores a bailarines juegos de aves, sobre tejades de bajas casas.
pesadumbre en los vaivenes de quien a pisar jugare volverse atras las mirades.

Si no entendieres, a donde van mis pensares, deje de leer usted, que donde quise dejarte ver, no alcanzare tu vista, mejor que camines sin prisas, o que te laves los pies, a donde se va con prisa, dejele pacer, sientese tal vez sobre la piedra divisa del cansado traspiés.

Quizás en latín vació,como en el campo baldío te viene bien el enfoque, vamos pues, al lío.

Quisierum que comieren las gentes, donde mieres y llantares tuvieren, no estrenarum cocinorum,pues el caldo en puchero estaba nacido, aunque guisado el envío, y buen sabor le dieres, comensales a mansalva no entendieren de lucrezes.

Mas a mandar bien me guarda, lo honesto de mi traje, a decir verdad callada, en lo estrecho de las calles.

En castellano podría decir a certezas plenas, donde las partes rellenas no tienen mas que llenura y me enredo con mis manos en lo espeso de tu pelo, mentiras de vacía estampa.

Voy a coger a destiempo, por lo estrecho de tu calle, buscando sin eco encontrarme de bruces con tus desaires.

Voy a licuar mentiras,
aunque sabiendo que vale,
para engordar solo maldades,
que quedan en comisura.
Se lave y se guarde de dietas usted,
se quede con ese talle,
que solo va de sillones,
pues en taburete no cabe,
su desmesura, eninventar mis maldades.

Buenas tardes, pase y sonroje sus ganas de tanto espanto.

@botadejerez