martes, 28 de febrero de 2017

DISIMULAR PARA QUE, (cicatrizante natural).

Parafraseando la letra...

¨En el escribir, cuando uno tiene ya mucho vivido, disimular ya no merece ventajas alguna¨
@botadejerez



He aquí que me encuentro, retomando el buscar ordenar todos esos momentos vividos, aun sabiendo cómo comenzó todo.

Un resguardo y un regocijo es, sentirse cómodo en el tarareo de ese nuestro estribillo silbado y seguro con el estribillo de aquella canción favorita, comienzo a ordenar desordenadamente en el trasiego de días y horas esto que aquí derramo.

Tu silueta, la silueta de pensarte es y va cosida al celeste cielo sureño, acariciado según los vientos, por finas, leves y sutiles nubes casi transparentes.

O en la cercanía del ocaso, sentada frente a la orilla, tus ojos y su mirada se iban y posaban entre la línea que une mar y cielo, marcabas una trayectoria que yo seguía sin ni siquiera reparar en si debía de hacerlo o no, ahora en la distancia que marca el tiempo, puedo decir, que esa trayectoria, jamás debí cercenar como lo hice con todas mis idas subidas, bajadas y distancias.

¨Para amar, no solo vale un corazón limpio, la mente debe de tener apuntalado un cariz de responsabilidad y compromiso, acorde con el momento¨
@botadejerez

No había ocasión en la que tu y yo no fuésemos un atardecer, un camino caminado, un momento disfrutado.

Y  llegó el otoño y pagué como mísero avaro, todo lo que  no conocía del amar y amarlo, no supe, ni quise seguir ¨acompañándome¨ en el aldabón de tu voz, me marché cobarde calle abajo, utilizando la pendiente que me daba inercia y más facilidad a mi huida.

Comenzar por el final sería hasta sencillo, quien retoma desde lo último, corre, más bien corro, el riesgo de olvidar los primeros principios, esos que son base para recordar lo último.
-.-

Al no saber de métricas, ni punteos en narrativas maneras, ni romanceras sombras, al desconocer todos
estos recursos escritos en tomos y publicaciones de ¨didácticas de la escritura¨, Extiendo la toalla, como lo hacia, junto a la tuya, biés con biés, para que en el la cercanía de tu piel, candor recibiera la mia, aun mirándome. Con los ojos del recuerdo, no estás ahora pero tiro de la huella que quedó en la arena, ni levantes ni ponientes que hubiera la borraran.

Mejor poesía no había, narrativa eras tu, romance era, todo lo aromatizado que miraras.

Eternizar cada momento vivido haría de esta entrada al blog, un sinfín, un entrar en barrena de bucle y retomar cada sensación con la claridad que a cada hora cambia con la posición solar , por eso, quédome con las sensaciones, con la inamovible degustación que provocaste produciendo estos que dejo aquí y otros que guardo para cuando el riego de la efeméride haga brotar y florecer.

Siempre vendrán con cabalgante lustre, pellizcos de escritura que te traigan a ti, a mi.

No podré, lo siento, de hecho es que no quiero, englobar en solo unos renglones, todo lo que eres, todo lo que fuiste y serás. 
Y por siempre existiras, aunque no estemos, aunque no seamos, aunque ni nos veamos, pero hablaremos sin hacerlo, pues como las constelaciones están creadas, nuestras estrellas están alineadas de manera distante, pero alineadas.

Empezaste siendo cafés de tarde, que edulcorante en  mi vida sin agitar demasiado, fuiste diluyendo todo tu ser en mi vida.

Juegos de canciones de camino a casa, a la tuya o a la mía, fuiste afinamiento, a mi menos poder de afinamiento, pero el acorde estaba, tu eras mi afinación.

Abriste caminos, andados o rodados, vimos juntos lares no conocidos hasta entonces. Y los amamos tanto, que hasta hoy guardan tus apellidos y los míos

Fuí tus atrevimientos y tu fuiste mi cordura.sin plurales.

Quedó un pregón, mil canciones, un estribillo, vivimos y despedimos, amamos, olvidamos y recordaremos por siempre, todo lo que miramos juntos, devolviste y retuve, ansío y recuerdas, hasta bailamos un dia...

José Catalán Reyes.
Por si a bien tienes el leer.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada